La contaminación por plásticos es un problema cada vez más importante y acuciante. La ONU ha calificado la contaminación por plásticos como el problema de contaminación más grave de todos. El plástico que utilizamos a diario varias veces al día contamina gravemente el medio ambiente, mata a los animales y se deposita en las aguas del mar y los océanos esparciendo microplásticos que acaban en nuestras mesas. ¿Hay soluciones a la contaminación causada por el plástico? ¿Cómo reducirlo? Intentemos definir la difícil situación en la que se encuentra actualmente el planeta y esbocemos un posible camino hacia un sistema más sostenible.

CONTAMINACIÓN CAUSADA POR LOS PLÁSTICOS

La contaminación por plásticos es un problema que está cada vez más en el centro de la atención pública. Y es que en los últimos años se ha producido un pico en la producción de este material: se ha pasado de 2,3 millones de toneladas de plástico producidas en 1950 a 448 millones de toneladas producidas en 2015, y se espera que esta producción se duplique para 2050.

Aproximadamente 8 millones de toneladas de residuos plásticos acaban en los océanos cada año y algunos de ellos permanecerán allí durante más de 400 años antes de degradarse. El problema de este material es la eliminación, ya que es muy duradero pero suele utilizarse durante poco tiempo, especialmente el plástico desechable, que tiene una vida muy corta.

LOS EFECTOS DE LOS PLÁSTICOS EN EL MEDIO AMBIENTE

Millones de animales mueren a causa de la contaminación por plásticos. Cuando este material entra en la dieta de los animales, los mata el hambre, ya que la sensación de saciedad tras ingerirlo es engañosa. En otros casos, los animales son estrangulados o atrapados por trozos de plástico en el mar de los que no pueden liberarse.

Cuando el plástico comienza a degradarse, se divide en partículas que pueden ser incluso más pequeñas que medio centímetro. Éstas se llaman microplásticos y son el objeto de los estudios más recientes sobre la contaminación por plástico. Se han encontrado microplásticos en todo el planeta: desde las montañas hasta los mares e incluso en los sistemas de agua de las ciudades. Los ingieren todos los animales, no sólo los marinos, y así llegan a nuestras mesas. Es cierto que los microplásticos tienen un efecto negativo en el medio ambiente, pero aún no conocemos el alcance de los daños que pueden causar estas diminutas partículas.

CÓMO ACTUAR CONTRA LA CONTAMINACIÓN POR PLÁSTICOS

Si esta es la preocupante realidad a la que nos enfrentamos, sólo cabe una pregunta: ¿cómo podemos reducir la contaminación por plásticos? Estudios recientes confirman que es necesario actuar de dos maneras, es decir, reduciendo tanto la producción como el consumo. Existen principalmente dos tipos de intervención:

Intervenciones previas al consumo

Se trata de todas aquellas estrategias que actúan sobre la producción de plástico en origen y que, por tanto, se centran en su sustitución por otros materiales no contaminantes. La búsqueda de materiales alternativos, especialmente en los envases y más fácilmente biodegradables, es fundamental en este sentido.

Intervenciones postconsumo

Se trata de todas aquellas estrategias destinadas a optimizar la eliminación y el reciclaje de los plásticos para evitar su dispersión en el medio ambiente. Por tanto, se trata de aspectos relacionados con la recogida selectiva y las tecnologías de reciclaje.

Es necesario un cambio estructural que promueva la acción combinada y permita poner en marcha todas las tecnologías posibles tanto para reducir la producción de plásticos como para optimizar su eliminación y reciclaje. El objetivo ideal es lograr una economía circular, pero un cambio tan profundo implica a todos en varios niveles. Las empresas, las organizaciones políticas y los ciudadanos individuales deben converger hacia un objetivo común. Precisamente con este objetivo se ha puesto en marcha la prohibición de los plásticos de un solo uso en 2021.

EL JULIO SIN PLÁSTICO

Desde 2011, cada mes de julio se promueve la iniciativa "Julio sin plástico". La Fundación Plastic Free tiene como objetivo conseguir un mundo libre de residuos de plástico. En diez años, Plastic Free July se ha convertido en una de las campañas medioambientales más seguidas del mundo, ya que cualquiera puede participar en la iniciativa inscribiéndose en la página web. A continuación, todo el mundo recibirá durante el mes de julio consejos sobre cómo reducir el uso del plástico en la vida cotidiana.

La iniciativa pretende concienciar y hacer reflexionar a la gente sobre el consumo de plástico, es un reto con uno mismo para entender lo sencillo que puede ser un estilo de vida más sostenible. Compartir tus progresos en las redes sociales significa contribuir a la campaña de concienciación y sensibilizar a tu red de amigos. Apúntate al reto y comparte tus cambios con las etiquetas #PlasticFreeJuly, #MyPlastcFreeJulyChallenge y #PlasticFreeJuly2021.

Un primer paso puede ser la compra de kits de limpieza doméstica R5 diseñados para ser más sostenibles o recargas totalmente libres de plástico pensados para un futuro mejor para el planeta.


Español